Que son las ondas gravitacionales online

Las ondas gravitacionales son “ondulaciones” en el espacio-tiempo causadas por algunos de los procesos más violentos y energéticos del Universo. Albert Einstein predijo la existencia de las ondas gravitacionales en 1916 en su teoría general de la relatividad. Las matemáticas de Einstein demostraron que los objetos masivos que se aceleran (como las estrellas de neutrones o los agujeros negros que orbitan entre sí) perturbarían el espacio-tiempo de tal manera que las “ondas” del espacio-tiempo ondulante se propagarían en todas las direcciones lejos de la fuente. Estas ondas cósmicas viajarían a la velocidad de la luz, llevando consigo información sobre sus orígenes, así como pistas sobre la naturaleza de la propia gravedad.
Las ondas gravitacionales más potentes son producidas por eventos cataclísmicos como la colisión de agujeros negros, supernovas (estrellas masivas que explotan al final de su vida) y estrellas de neutrones que colisionan. Se prevé que otras ondas sean causadas por la rotación de estrellas de neutrones que no son esferas perfectas, y posiblemente incluso por los restos de la radiación gravitacional creada por el Big Bang.

relatividad general

Play media Simulación de la colisión de dos agujeros negros. Además de formar pozos de gravedad profundos y fusionarse en un único agujero negro mayor, las ondas gravitacionales se propagarán hacia el exterior a medida que los agujeros negros giren uno frente al otro.
Las ondas gravitacionales son perturbaciones en la curvatura del espacio-tiempo, generadas por masas aceleradas, que se propagan como ondas hacia el exterior desde su fuente a la velocidad de la luz. Fueron propuestas por Henri Poincaré en 1905[1] y posteriormente predichas en 1916[2][3] por Albert Einstein sobre la base de su teoría general de la relatividad[4][5] Las ondas gravitacionales transportan energía como radiación gravitacional, una forma de energía radiante similar a la radiación electromagnética[6]. [6] La ley de la gravitación universal de Newton, que forma parte de la mecánica clásica, no contempla su existencia, ya que dicha ley se basa en la suposición de que las interacciones físicas se propagan instantáneamente (a velocidad infinita), lo que demuestra que los métodos de la física clásica son incapaces de explicar los fenómenos asociados a la relatividad.

teoría de la relatividad

Una onda gravitacional es una ondulación invisible (pero increíblemente rápida) en el espacio. Las ondas gravitacionales viajan a la velocidad de la luz (186.000 millas por segundo). Estas ondas aprietan y estiran todo lo que encuentran a su paso.
Einstein predijo que algo especial ocurre cuando dos cuerpos -como planetas o estrellas- orbitan entre sí. Creía que este tipo de movimiento podía provocar ondas en el espacio. Estas ondas se extenderían como las que se producen en un estanque cuando se lanza una piedra. Los científicos llaman a estas ondas del espacio ondas gravitacionales.
Las ondas gravitacionales son invisibles. Sin embargo, son increíblemente rápidas. Viajan a la velocidad de la luz (186.000 millas por segundo). Las ondas gravitacionales aprietan y estiran todo lo que encuentran a su paso.
Pero este tipo de objetos que crean ondas gravitacionales están muy lejos. Y a veces, estos eventos sólo causan pequeñas y débiles ondas gravitacionales. Por tanto, las ondas son muy débiles cuando llegan a la Tierra. Esto hace que las ondas gravitacionales sean difíciles de detectar.

ondas gravitacionales frente a ondas gravitacionales

El profesor Alberto Vecchio y el profesor Andreas Freise han estado a la vanguardia del desarrollo de un nuevo campo de la astronomía de ondas gravitacionales. Junto con sus colegas de las universidades de Cardiff y Glasgow, han desarrollado y construido la instrumentación de LIGO avanzado, y han sido pioneros en las técnicas que han permitido extraer las propiedades de las fuentes a partir de las firmas de ondas gravitacionales.
“LIGO observó ondas gravitacionales procedentes de dos agujeros negros que orbitaban entre sí y luego se fusionaron para formar un agujero negro más grande. El agujero negro final tiene una masa unas 60 veces superior a la de nuestro Sol. Este acontecimiento se produjo a unos mil millones de años luz de la Tierra. La fusión fue extremadamente energética (durante una fracción de segundo el evento liberó 50 veces más energía en ondas gravitacionales que todas las estrellas del Universo entero en luz), pero para cuando las ondas llegaron a nosotros, eran tan débiles que el cambio en la longitud de los brazos de LIGO era menor que una milésima parte del diámetro del núcleo de un átomo.”