Velocidad de la luz

La teoría especial de la relatividad implica que sólo las partículas con masa en reposo cero pueden viajar a la velocidad de la luz. Se han propuesto taquiones, partículas cuya velocidad supera la de la luz, pero su existencia violaría la causalidad, y el consenso de los físicos es que no existen. Por otro lado, lo que algunos físicos denominan FTL «aparente» o «efectiva»[1][2][3][4] depende de la hipótesis de que regiones inusualmente distorsionadas del espaciotiempo podrían permitir a la materia llegar a lugares distantes en menos tiempo del que lo haría la luz en el espaciotiempo normal o no distorsionado.
Según las teorías científicas actuales, la materia debe viajar a una velocidad inferior a la de la luz (también sublumínica o STL) con respecto a la región del espaciotiempo localmente distorsionada. La FTL aparente no está excluida por la relatividad general; sin embargo, cualquier plausibilidad física de la FTL aparente es actualmente especulativa. Ejemplos de propuestas de FTL aparente son el accionamiento de Alcubierre, los tubos de Krasnikov, los agujeros de gusano atravesables y la tunelización cuántica[5][6].

Tachyon

La teoría especial de la relatividad implica que sólo las partículas con masa en reposo cero pueden viajar a la velocidad de la luz. Se han propuesto taquiones, partículas cuya velocidad supera la de la luz, pero su existencia violaría la causalidad, y el consenso de los físicos es que no existen. Por otro lado, lo que algunos físicos denominan FTL «aparente» o «efectiva»[1][2][3][4] depende de la hipótesis de que regiones inusualmente distorsionadas del espaciotiempo podrían permitir a la materia llegar a lugares distantes en menos tiempo del que lo haría la luz en el espaciotiempo normal o no distorsionado.
Según las teorías científicas actuales, la materia debe viajar a una velocidad inferior a la de la luz (también sublumínica o STL) con respecto a la región del espaciotiempo localmente distorsionada. La FTL aparente no está excluida por la relatividad general; sin embargo, cualquier plausibilidad física de la FTL aparente es actualmente especulativa. Ejemplos de propuestas de FTL aparente son el accionamiento de Alcubierre, los tubos de Krasnikov, los agujeros de gusano atravesables y la tunelización cuántica[5][6].

Wikipedia

El núcleo del Reactor de Prueba Avanzado del Laboratorio Nacional de Idaho no brilla de color azul porque haya… [+] luces azules, sino porque se trata de un reactor nuclear que produce partículas relativistas cargadas que están rodeadas de agua. Cuando las partículas atraviesan el agua, superan la velocidad de la luz en ese medio, lo que hace que emitan radiación Cherenkov, que aparece como esta luz azul brillante.
Nada puede moverse más rápido que la velocidad de la luz. Cuando Einstein expuso su teoría de la relatividad, éste era su postulado inviolable: que existía un límite de velocidad cósmica final, y que sólo las partículas sin masa podían alcanzarlo. Todas las partículas masivas sólo podrían acercarse a ella, pero nunca la alcanzarían. La velocidad de la luz, según Einstein, era la misma para todos los observadores en todos los marcos de referencia, y ninguna forma de materia podía alcanzarla.
Pero esta interpretación de Einstein omite una importante advertencia: todo esto sólo es cierto en el vacío del espacio puro y perfectamente vacío. A través de un medio de cualquier tipo -ya sea aire, agua, vidrio, acrílico o cualquier gas, líquido o sólido- la luz viaja a una velocidad considerablemente menor. En cambio, las partículas energéticas sólo viajan más despacio que la luz en el vacío, pero no en un medio. Aprovechando esta propiedad de la naturaleza, podemos ir realmente más rápido que la luz.

Más rápido que la luz

Un experimento italiano ha revelado pruebas de que las partículas fundamentales conocidas como neutrinos pueden viajar más rápido que la luz. Otros investigadores se muestran cautelosos con el resultado, pero si se mantiene el escrutinio, el hallazgo anularía la regla más fundamental de la física moderna: que nada viaja más rápido que 299.792.458 metros por segundo.
El experimento se llama OPERA (Oscillation Project with Emulsion-tRacking Apparatus), y se encuentra a 1.400 metros bajo tierra en el Laboratorio Nacional de Gran Sasso, en Italia. Está diseñado para estudiar un haz de neutrinos procedente del CERN, el principal laboratorio europeo de física de alta energía situado a 730 kilómetros de distancia, cerca de Ginebra (Suiza). Los neutrinos son partículas fundamentales que son eléctricamente neutras, rara vez interactúan con otra materia y tienen una masa increíblemente pequeña. Pero están a nuestro alrededor: el sol produce tantos neutrinos como subproducto de las reacciones nucleares que muchos miles de millones pasan por tu ojo cada segundo. [Pulse aquí para leer más sobre el Gran Colisionador de Hadrones del CERN].