Miedo a las personas del momento

causas de la antropofobia

Es natural sentirse a veces cohibido, nervioso o tímido delante de los demás. La mayoría de las personas superan estos momentos cuando lo necesitan. Pero para algunos, la ansiedad que acompaña al sentimiento de timidez o timidez puede ser extrema.
Cuando las personas se sienten tan cohibidas y ansiosas que les impide hablar o socializar la mayor parte del tiempo, probablemente se trate de algo más que timidez. Puede tratarse de una condición de ansiedad llamada fobia social (también llamada ansiedad social).
Las personas con fobia social suelen relacionarse fácilmente con su familia y con unos pocos amigos íntimos. Pero conocer a gente nueva, hablar en grupo o en público puede provocar una timidez extrema.
En el caso de la fobia social, la timidez extrema, la timidez y el miedo a la vergüenza se interponen en la vida. En lugar de disfrutar de las actividades sociales, las personas con fobia social pueden temerlas y evitarlas por completo.
Al igual que otras fobias, la fobia social es una reacción de miedo a algo que no es realmente peligroso, aunque el cuerpo y la mente reaccionan como si el peligro fuera real. Esto significa que alguien siente sensaciones físicas de miedo, como la aceleración de los latidos del corazón y la respiración. Esto forma parte de la respuesta de lucha y huida del cuerpo. Están causadas por una descarga de adrenalina y otras sustancias químicas que preparan al cuerpo para luchar o huir rápidamente.

miedo a ser juzgado

Si lleva sintiéndose así durante al menos seis meses y estos sentimientos le dificultan las tareas cotidianas -como hablar con la gente en el trabajo o en la escuela-, es posible que padezca un trastorno de ansiedad social.
El trastorno de ansiedad social (también llamado fobia social) es una enfermedad mental. Se trata de un miedo intenso y persistente a ser observado y juzgado por los demás. Este miedo puede afectar al trabajo, a los estudios y a otras actividades cotidianas. Incluso puede dificultar el hacer y mantener amigos. Pero el trastorno de ansiedad social no tiene por qué impedirle alcanzar su potencial. El tratamiento puede ayudarte a superar los síntomas.
“En la escuela, siempre tenía miedo de que me preguntaran, incluso cuando sabía las respuestas. No quería que la gente pensara que era estúpida o aburrida. Mi corazón latía con fuerza y me sentía mareado y enfermo. Cuando conseguía un trabajo, odiaba reunirme con mi jefe o hablar en una reunión. No pude asistir a la recepción de la boda de mi mejor amigo porque me daba miedo tener que conocer a gente nueva. Intentaba calmarme bebiendo varios vasos de vino antes de un evento y luego empecé a beber todos los días para intentar afrontar lo que tenía que hacer.”

miedo a socializar

Si lleva sintiéndose así durante al menos seis meses y estos sentimientos le dificultan las tareas cotidianas -como hablar con la gente en el trabajo o en la escuela-, es posible que padezca un trastorno de ansiedad social.
El trastorno de ansiedad social (también llamado fobia social) es una enfermedad mental. Se trata de un miedo intenso y persistente a ser observado y juzgado por los demás. Este miedo puede afectar al trabajo, a los estudios y a otras actividades cotidianas. Incluso puede dificultar el hacer y mantener amigos. Pero el trastorno de ansiedad social no tiene por qué impedirle alcanzar su potencial. El tratamiento puede ayudarte a superar los síntomas.
“En la escuela, siempre tenía miedo de que me preguntaran, incluso cuando sabía las respuestas. No quería que la gente pensara que era estúpida o aburrida. Mi corazón latía con fuerza y me sentía mareado y enfermo. Cuando conseguía un trabajo, odiaba reunirme con mi jefe o hablar en una reunión. No pude asistir a la recepción de la boda de mi mejor amigo porque me daba miedo tener que conocer a gente nueva. Intentaba calmarme bebiendo varios vasos de vino antes de un evento y luego empecé a beber todos los días para intentar afrontar lo que tenía que hacer.”