Plague inc: evolucionado

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

¿Cree que los videojuegos son sólo un entretenimiento? Quizá sea el momento de reconsiderar este popular pasatiempo. Un nuevo artículo sugiere que los videojuegos podrían ser la clave para proporcionar un tratamiento de salud mental asequible y sin estigmas en todo el mundo.

Un informe publicado en la revista JMIR Serious Games revisó la investigación sobre el impacto de los videojuegos comerciales en la depresión, la ansiedad y otros problemas de salud mental. En él se concluye que hay cada vez más pruebas científicas que apoyan el potencial de los videojuegos para mejorar los resultados de la salud mental, especialmente para las personas que no pueden acceder a otros tipos de tratamiento debido a su coste o ubicación. Esto podría dar a los 2.700 millones de jugadores del mundo la oportunidad de obtener importantes beneficios para su bienestar emocional.

Plaga inc

Los autores no trabajan, consultan, poseen acciones o reciben financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no han revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

La Universidad Laurentian proporciona financiación como socio fundador de The Conversation CA.La Universidad Laurentienne proporciona financiación como socio fundador de The Conversation CA-FR.La Universidad Brock proporciona financiación como miembro de The Conversation CA-FR.

A medida que se insta a las comunidades de todo el mundo a permanecer en casa y a practicar medidas de distanciamiento físico, es probable que los sentimientos de aislamiento y soledad sean más frecuentes. Para combatir los posibles efectos sociales y psicológicos del distanciamiento físico, muchas personas recurren a los videojuegos.

En su día, los videojuegos se percibían como algo intrínsecamente antisocial. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud, que ha advertido sobre los riesgos de un exceso de juegos, ha lanzado recientemente el programa #PlayApartTogether, en colaboración con los principales estudios de juegos, para animar a la gente a quedarse en casa.

Modo de cura de la plaga

Los adultos que juegan u observan a sus hijos jugar a los videojuegos han informado cada vez más de síntomas de mareo: dolor de cabeza, náuseas, mareos, sudoración y otros. Incluso las personas que han jugado a videojuegos desde que eran niños pueden experimentar náuseas, mareos y otros síntomas, especialmente con algunos de los juegos más nuevos.

La mayoría de las personas que se sienten mal por ver o jugar a videojuegos sienten una especie de mareo. Su cerebro sabe que están sentados, pero la información sensorial que reciben al ver la pantalla entra en conflicto con esa información y sugiere movimiento. El resultado son náuseas, mareos, dolores de cabeza y otros síntomas.

La tecnología actual sitúa a los jugadores casi literalmente dentro del juego. En los juegos con perspectiva en primera persona, no se ve al jugador en la pantalla. En su lugar, la animación que ves hace que parezca que estás caminando por la escena y sólo ves partes de tu cuerpo, como un brazo que sostiene un arma frente a ti. La cabeza del personaje en pantalla se balancea a medida que avanza, por lo que la vista es inestable, y el objeto que sostiene el personaje también se mueve, todo ello simulando el movimiento humano. Todo este movimiento en pantalla mientras estás sentado sin moverte envía mensajes contradictorios entre tus ojos, tus oídos internos y tu cerebro, provocando náuseas y mareos, incluso si nunca has tenido mareos en situaciones reales como viajar en coche o en barco.

Cómo detener la cura en plague inc

Pandemic es un juego de mesa cooperativo diseñado por Matt Leacock y publicado por primera vez por Z-Man Games en Estados Unidos en 2008.[1] Pandemic se basa en la premisa de que cuatro enfermedades se han desatado en el mundo, cada una de las cuales amenaza con acabar con una región. El juego admite de dos a cuatro jugadores, cada uno de los cuales desempeña uno de los siete papeles posibles: despachador, médico, científico, investigador, experto en operaciones, planificador de contingencias o especialista en cuarentena. Mediante el esfuerzo combinado de todos los jugadores, el objetivo es descubrir las cuatro curas antes de que se produzca alguna de las condiciones que hacen perder la partida.

Tres expansiones, Pandemic: On the Brink, Pandemic: In the Lab, y Pandemic: State of Emergency, codiseñadas por Matt Leacock y Tom Lehmann, añaden cada una de ellas nuevos roles y eventos especiales, así como ajustes en las reglas para permitir un quinto jugador o jugar en equipos. Además, se incluyen varias expansiones de reglas, denominadas «kits de desafío»[2].

Pandemic está considerado como uno de los juegos cooperativos de mayor éxito que ha alcanzado las ventas en el mercado general, condensando el tipo de estrategia profunda que ofrecían los juegos cooperativos anteriores, como Arkham Horror, en un juego que puede ser jugado en un tiempo limitado por un mayor número de jugadores[3].