Solomillo de ternera

Hace unos meses a mi padre se le ocurrió hacer un Beef Wellington, un solomillo de ternera bañado en duxelles de setas, envuelto en hojaldre y horneado. Quién sabe de dónde sacó la idea, quizá de la curiosidad.
Así que hace poco nos pusimos a prepararlo, con papá imitando al chef Ramsay, aunque sin los gritos ni las palabrotas (aunque supongo que si papá pensara que puede salirse con la suya actuando como el chef Ramsay con el resto de nosotros, lo haría).
En realidad es mucho más fácil de hacer de lo que parece, suponiendo que se utilice hojaldre ya preparado, y el resultado es fantástico. Una gran idea para una cena del Día del Padre para los padres amantes de la carne.
El Beef Wellington es una forma tradicional inglesa de preparar el solomillo de ternera. Se cree que se originó en el siglo XIX tras la victoria del Duque de Wellington en Waterloo en 1815, y fue un plato “elegante” muy popular a mediados del siglo XX.
La carne se cubre con paté de foie gras o setas duxelles (un puré de setas al que se le quita la humedad) y algún tipo de jamón -como el de Parma o el proscuitto- cubre la carne. Luego se envuelve en hojaldre y se cuece en el horno.

Receta individual de beef wellington

Así que ha decidido hacer Beef Wellington. ¡Enhorabuena! Está a punto de hacer muy felices a sus invitados. Aunque se desconocen los orígenes de este famoso plato, sabemos que es un espectáculo navideño que no es para los débiles de corazón. A continuación, desglosamos todos los elementos de un clásico Beef Wellington desde el interior, para que pueda seguir haciendo sin miedo el mejor Wellington que pueda. ¡Creemos en usted!
Empezamos con uno de los cortes de ternera más tiernos que existen: ¡el solomillo! El solomillo de ternera es súper delicioso, pero sin huesos ni mucho marmoleo, no es el corte de ternera más sabroso del mundo. Por eso lo sazonamos generosamente. (Léase: alrededor de 1 cucharadita de sal kosher por libra.) También es por eso que chamuscamos la carne antes de cualquier otra cosa. Dorar la carne por todos los lados, incluidas las puntas, hace MUCHO por el sabor del Wellington en su conjunto.
La mostazaPara añadir otra capa de complejidad al producto final, unte el solomillo chamuscado con mostaza. Siéntase libre de usar su tipo favorito – nos encanta una variedad con algo de calor como la mostaza dijon o la mostaza marrón picante.

Carne de vacuno

Hace unos meses a mi padre se le ocurrió hacer un Beef Wellington, un solomillo de ternera bañado en duxelles de setas, envuelto en hojaldre y horneado. Quién sabe de dónde sacó la idea, quizá de la curiosidad.
Así que hace poco nos pusimos a prepararlo, con papá imitando al chef Ramsay, aunque sin los gritos ni las palabrotas (aunque supongo que si papá pensara que puede salirse con la suya actuando como el chef Ramsay con el resto de nosotros, lo haría).
En realidad es mucho más fácil de hacer de lo que parece, suponiendo que se utilice hojaldre ya preparado, y el resultado es fantástico. Una gran idea para una cena del Día del Padre para los padres amantes de la carne.
El Beef Wellington es una forma tradicional inglesa de preparar el solomillo de ternera. Se cree que se originó en el siglo XIX tras la victoria del Duque de Wellington en Waterloo en 1815, y fue un plato “elegante” muy popular a mediados del siglo XX.
La carne se cubre con paté de foie gras o setas duxelles (un puré de setas al que se le quita la humedad) y algún tipo de jamón -como el de Parma o el proscuitto- cubre la carne. Luego se envuelve en hojaldre y se cuece en el horno.

Huevo

Puede que la costilla sea el rey de la mesa navideña, pero si tuviera que nominar un asado para la triple amenaza de dictador vitalicio, presidente y primer tigre, sería el Beef Wellington. Sin duda, no hay un asado más decadente en la historia del canon postromano.
El origen del plato no se conoce con exactitud, y no hay mucha investigación primaria que pueda añadir al cúmulo de teorías que no estén ya acertadamente recogidas en el artículo de la Wikipedia sobre el tema (tl;dr puede que se llame así por el 1er Duque de Wellington, puede que sea un nombre patriótico inglés para un plato francés, puede que se llame así por un par de zapatos, o puede que sea de la tierra de los Hobbits y los Nelwyns). Pero no buscamos discusiones pedagógicas sobre el origen o la etimología. Nos interesa una cosa, y sólo una: Lo delicioso.
No hay duda de que el Beef Wellington es delicioso. ¿Cómo no va a estarlo? El exterior es una corteza ligera, crujiente y mantecosa, glaseada con un color dorado intenso y brillante, con cristales de sal marina. Al cortarlo, se descubren capas de los mejores ingredientes del mundo occidental: lonchas de jamón, una duxelles de setas silvestres unidas con nata y, por último, foie gras, todo ello encerrado en un núcleo de lomo de ternera medio crudo y suave como la mantequilla.