Cómo hacer un pastel

Es fácil comprar una caja de mezcla para pasteles, pero seamos sinceros: también es sacrificar el sabor y la frescura por la comodidad. Si nunca has hecho un pastel desde cero, te sorprenderá lo sencillo que es y que probablemente tengas todos los ingredientes en tu despensa y nevera.
Este pastel de vainilla, ligero, esponjoso y húmedo, es delicioso si se deja tal cual y se comparte con la familia y los amigos como postre. También puede convertirse en una querida tarta de cumpleaños o incluso en un preciado pastel de boda.
“Este es un pastel muy bueno para el día a día, leudado con levadura en polvo. Es relativamente ligero, no está cargado de mantequilla y sólo necesita 2 huevos y un 2% de leche. El mío estaba perfectamente cocido después de 30 minutos. Después de 10 minutos en la rejilla de enfriamiento, el pastel se desprendió de los moldes con facilidad.” -Diana Rattray
Si notas que tus pasteles no suben, es probable que no estés utilizando levadura en polvo fresca. La levadura en polvo pierde su potencia rápidamente, y tu pastel no subirá bien si es demasiado vieja. Si han pasado más de seis meses desde que compraste la levadura en polvo en tu despensa, reemplázala. Y si no sabes cuánto tiempo ha pasado, sustitúyela igualmente. Una forma fácil de no olvidarlo nunca: Escribir en la tapa la fecha en la que lo abriste.

Receta de bizcocho esponjoso

Esta es mi mejor receta de bizcocho de vainilla.  Un clásico bizcocho de mantequilla pero con técnicas japonesas aplicadas para conseguir el bizcocho amarillo más esponjoso, suave y húmedo como nunca antes habías probado. Este bizcocho de estilo profesional se mantiene fresco y húmedo durante 4 días, ¡algo inaudito!
Más esponjoso, más tierno y menos graso que los típicos pasteles de vainilla, mucho más húmedo que los bizcochos tradicionales, más seguro de hacer – y la misma masa hace perfectos Cupcakes de vainilla.  Para el pastel de chocolate, consulte esta receta.
Este pastel de vainilla es el resultado de unir lo mejor de los bizcochos japoneses y los pasteles occidentales a base de mantequilla. Tiene la mundialmente conocida miga suave y esponjosa de los pasteles japoneses y utiliza el método de horneado japonés, combinado con la bondad de la mantequilla y la dulzura de los pasteles occidentales.
Además, lo más importante es que este pastel incorpora mi requisito de conservación de pasteles para mantenerse perfectamente fresco durante al menos 2 días después de su elaboración. (Este dura perfectamente 4 días.) Porque, ¿quién hornea pasteles el día en que se van a servir?

Las mejores recetas de pasteles

Imagínate. En este momento, estás tomando un bocado de tu pastel favorito. Es el pastel más suave que ha probado nunca. Intrigado por su delicioso y suave bocado, empiezas a preguntarte cómo llega a ser así. En serio, la química es la clave.
Como panaderos, seguimos las recetas; medimos cada ingrediente hasta la punta del vaso medidor, pero ¿entendemos realmente cuál es el propósito de cada ingrediente medido con precisión? Más concretamente, ¿cuál es el secreto que se esconde detrás de ese trozo de pastel decadente y suave que nos encanta devorar? Echemos un vistazo a una receta básica de tarta de vainilla. ¿Qué es lo que se incluye en la mezcla? Huevos, mantequilla, leche y, si es de vainilla, un poco de extracto para darle al pastel el sabor que busca; claro, todo eso es importante, pero las verdaderas superestrellas son el tipo de harina y la levadura en polvo; el secreto para hacer de cualquier pastel el más suave.
Quizá te preguntes cómo es posible que sólo dos ingredientes tengan tanto impacto en el resultado de un pastel. Déjeme que se lo explique: Primero hablemos de la harina. Para lograr la suavidad, el tipo de harina utilizado es realmente importante. La harina de pastelería, que se muele más finamente y contiene menos proteínas que su homóloga de uso general, contribuye en gran medida a la suavidad y al peso total de un pastel. Como la harina de pastelería tiene menos proteínas, se forma menos gluten. Sin todo ese gluten, el pastel se vuelve menos denso, aireado y suave. ¿Ya te parece que hornear es un delicioso experimento científico?

Receta de bizcocho ligero y esponjoso

Hacer un pastel perfecto es un arte. Y muchos pasteleros novatos buscan respuestas a preguntas como la de cómo hacer un pastel húmedo y suave. Aunque no se necesitan demasiados ingredientes, mezclarlos perfectamente y en la cantidad precisa es indispensable para hornear un pastel delicioso.
Pero para que tu pastel destaque, hay ciertas técnicas de repostería que te ayudarán a hornear un pastel increíblemente esponjoso. Con estos 7 consejos para hacer un pastel esponjoso, seguro que tu próximo pastel dejará a todos boquiabiertos con su impecable sabor. Toma la guía:
Debido al alto contenido ácido del suero de leche, el pastel se vuelve más suave, ya que el suero de leche rompe el gluten de la harina. Si utilizas suero de leche en la receta que no utiliza bicarbonato, es aconsejable añadir un poco de bicarbonato junto con el suero de leche también.
Batir los huevos de forma incorrecta puede hacer que el pastel sea más pesado. La forma correcta es añadir 1/3 del huevo a la mezcla de mantequilla y azúcar y batirla con la batidora electrónica. Siga el procedimiento con el resto de la mezcla hasta que tenga un aspecto viscoso.