Albóndigas italianas caseras

Freír en la sartén y hornear son algunas de las formas más comunes de cocinar albóndigas, ya sean de carne picada, de pollo, de cerdo o una combinación de carnes. Sea cual sea la carne que se utilice, la mayoría de las albóndigas se preparan de forma similar.
Cuando se hacen albóndigas, la carne se combina con pan rallado y huevos para ligar y se sazona generosamente con especias y hierbas para realzar el sabor. Aunque la sartén es la forma más rápida de cocinar las albóndigas, hornearlas es sencillo y puede ahorrarle algunas calorías.
Para que las albóndigas sean equilibradas, deberá utilizar aproximadamente media taza de pan rallado y un huevo por cada libra de carne picada. Añade también una cucharadita de sal por libra y unas pizcas de hierbas frescas, a tu gusto.
También puedes añadir un puñado de queso parmesano, pero en ese caso deberás reducir la cantidad de sal, sobre todo si estás vigilando tu consumo de sodio. La Asociación Americana del Corazón recomienda un consumo diario de no más de 2.300 miligramos.
Las albóndigas pueden cocinarse de diversas maneras, pero en la tradición italiana suelen hacerse a la sartén. Si piensa añadir las albóndigas a una salsa, puede dorarlas rápidamente en una sartén untada con aceite a fuego alto, y luego añadirlas a una salsa que esté hirviendo a fuego lento para terminar la cocción.

Albóndigas caseras de ternera

Para hacer albóndigas, la carne picada finamente, como la de vacuno, se condimenta y a veces se aromatiza con ingredientes como cebolla picada, hierbas y especias, y luego se le da forma de bolitas antes de cocinarlas. Normalmente, las albóndigas tienen un tamaño que oscila entre el de una cereza grande y el de una pelota de golf. Recetas como las albóndigas de inspiración sueca o italiana suelen hacerse con una mezcla de carne de vacuno y de cerdo, pero las albóndigas pueden hacerse con cualquier carne roja, de caza, de ave o una mezcla.
Si se hacen sólo con carne y condimentos, la albóndiga puede quedar seca o deshacerse durante la cocción. Por este motivo, muchas recetas incluyen un ingrediente aglutinante, como el huevo, y un relleno, como el pan rallado. Sólo se necesita una pequeña cantidad de huevo: está ahí sólo para ayudar a que la albóndiga cocida mantenga su forma, y no debería restarle sabor o textura a la carne.
Los ingredientes de relleno, como el pan rallado o la harina, también son importantes porque evitan que las albóndigas queden secas. El pan rallado absorbe los jugos de la carne al cocinarse, atrapándolos en la albóndiga. Una vez más, la cantidad es importante; si hay demasiada, la albóndiga se parecerá más a un relleno o a una albóndiga.

Cómo hacer albóndigas sin pan rallado

Hechas con un relleno de queso mozzarella fresco, la mezcla de carne se aromatiza con condimentos italianos, un poco de ajo en polvo y algo de queso parmesano. Son un excelente aperitivo o tentempié, o sírvelas con tu salsa y pasta favorita, o con espaguetis de calabaza para mantener esta comida baja en carbohidratos.
Si mantenerlas sin pan rallado no es una consideración, utilice esta mezcla de receta para albóndigas al horno. Sólo tienes que rellenarlas con mozzarella y hornearlas siguiendo estas instrucciones. Si no comes carne, estas albóndigas de pollo a la barbacoa al horno pueden ser la solución.
Escanee activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Receta fácil de albóndigas allrecipes

Las albóndigas son fáciles y divertidas de hacer desde cero. Esta receta es muy sencilla y utiliza sólo unos pocos ingredientes para crear las clásicas albóndigas caseras. Son perfectas para todas tus recetas favoritas, como los espaguetis con albóndigas, los sándwiches, las sopas y los aperitivos para el día del partido.
En una albóndiga básica, el huevo y el pan rallado actúan como un aglutinante que mantiene unida la carne picada. La cebolla, la sal y la pimienta añaden el sabor justo, por lo que pueden utilizarse en una gran variedad de platos. También puedes añadir otras hierbas y condimentos o utilizar diferentes tipos de carne picada. Para evitar que las albóndigas queden duras y chiclosas, no hay que mezclar demasiado la carne, ni empaquetar las albóndigas demasiado apretadas, ni utilizar carne demasiado magra.
Lo mejor es que estas albóndigas se congelan perfectamente después de hornearlas. Pueden sustituir a las albóndigas congeladas compradas en la tienda en cualquier receta y ahorrarle dinero a tu familia. Haz tantas tandas como quieras ampliando la receta, y luego tenlas a mano en el congelador para preparar la comida fácilmente en cualquier momento.
“Estas albóndigas son fáciles de preparar, tienen un gran sabor y utilizan ingredientes básicos que mucha gente tiene a mano. Las disfrutamos con salsa de pasta sobre espaguetis. Estarían muy bien en salsa agridulce o barbacoa como aperitivo o plato principal, o en salsa marinera para sándwiches.” -Diana Rattray