Cómo hacer tofu

El sabor de las verduras frescas y perfectamente cocinadas es uno de los grandes placeres de la vida, y no es para menos, ya que todos sabemos que las verduras son una parte esencial de una dieta saludable. Para obtener todos los beneficios nutricionales, cocine las verduras lo más ligeramente posible, y lo antes posible después de comprarlas, ya que esto ayuda a conservar no sólo el sabor, sino también los valiosos nutrientes.
La cocción es rápida y fácil de controlar. El secreto es utilizar la menor cantidad de agua posible y evitar la cocción excesiva para que se conserven todas las vitaminas y el sabor. Para verduras como el brócoli, córtalo en trozos del mismo tamaño. Añádelos a una cacerola con agua hirviendo, llévala rápidamente a ebullición, tápala y cuécela a fuego lento hasta que esté tierna. Para cocer uniformemente las patatas y otras raíces con almidón, como las chirivías y las zanahorias, colóquelas en agua fría y hiérvalas suavemente para que el calor se difunda por las verduras.
Cocinar las verduras al vapor es la mejor manera de conservar el sabor, el color y los nutrientes vitales. Sólo hay que tener cuidado de no cocinarlas en exceso, ya que esto hará que se vuelvan blandas e insípidas. Hay dos formas de cocer las verduras al vapor: colocándolas sin apretar en una vaporera y tapándolas, o cocinándolas en su propio jugo, envolviéndolas en papel de horno o en papel de aluminio y cocinándolas en el horno a 180°C, marca de gas 4, durante 20 minutos hasta que estén tiernas. Esta última técnica es ideal para productos delicados, como los espárragos y las verduras pequeñas.

Qué hacer con el aguacate

Marjorie Green, dietista titulada y fundadora de Finally Slim Forever, y Marita Moore, dietista y fundadora de Lotus Fitness Academy, dan algunos consejos sobre la mejor manera de cocinar las verduras para conservar la mayor parte de los nutrientes.
Muchas verduras de la familia Brassica -como el brócoli, la coliflor, el repollo, las coles de Bruselas y la col rizada- son conocidas por sus potentes sustancias químicas anticancerígenas llamadas “glucosinolatos”. Las Brassicas también contienen una enzima llamada “mirosinasa” que proporciona protección contra las bacterias y otros hongos y organismos nocivos.
Green explica: Estos compuestos beneficiosos para la salud se liberan al masticar o triturar la planta. La cocción destruye las enzimas y el cuerpo tendrá dificultades para utilizar los glucosinolatos de las Brassicas cocinadas”.
De todas las verduras, la que produce nutrientes realmente importantes cuando se come cruda es la cebolla, cree Green. Picar una cebolla cruda libera sustancias antiinflamatorias y anticancerígenas llamadas ‘organosulfuros’: los compuestos que hacen llorar cuando se pica una cebolla cruda. El calor puede desactivar estas sustancias”.

Las mejores verduras para asar

Saber cómo hacer bien las verduras asadas es algo esencial en la vida. ¿Para obtener los mejores resultados? No mezcles las hortalizas de raíz con las de alta humedad, como la berenjena y el calabacín. Para el ajo, utiliza dientes enteros machacados en lugar de picados para que no se queme. Por último, asa las verduras en un horno moderado en lugar de caliente para que tengan tiempo de endulzarse y caramelizarse uniformemente.
Considero que las verduras asadas al horno son una habilidad culinaria básica que todo el mundo debe dominar. Está a la altura de cocinar arroz, hacer una sopa y preparar un simple asado. Además, es una forma brillante de utilizar de una vez un montón de restos de verduras que puedas tener escondidos en el cajón de las verduras.
El asado de verduras es una de esas recetas que los lectores llevan pidiendo desde hace años, pero que yo seguía archivando porque pensaba que no era lo suficientemente emocionante o que era tan sencilla que no tenía suficiente información para escribir sobre ella. “¡Córtalas, échales aceite, sal y pimienta, y luego mételas en el horno!”. les decía a los amigos que me preguntaban, con fingida sagacidad, porque… ¿tan difícil es hacer eso?

Comentarios

Las verduras tienen a menudo mala fama, pero la verdad es que pueden ser bastante deliciosas y dar lugar a una comida increíble. El secreto para que las verduras sepan mejor es aprender a prepararlas correctamente, y eso se aplica a todo, desde la selección de los productos adecuados en la tienda hasta la cocción o el montaje en la cocina. Y no piense que se trata de una tarea desalentadora: suele ser tan sencillo como hacer unos pequeños cambios en lo que ya hace. Por ejemplo, cocinar las verduras al vapor o hervidas puede ser una opción fácil, pero estos métodos de cocción a menudo dejan los productos frescos sin sabor, blandos y aburridos. Probar un nuevo método de preparación y añadir una variedad de condimentos diferentes puede suponer una gran diferencia para cualquier tipo de verdura, ya sea algo sustancioso como una hortaliza de raíz o algo más ligero. Quieres que tus productos sean siempre sabrosos y crujientes, tanto si son el plato principal como si son sólo una guarnición. Los siguientes consejos le harán ver las verduras de una manera completamente diferente, e incluso pueden hacer que sus hijos hagan lo mismo.