pastel de chifón

El azúcar se obtiene de la caña de azúcar y la remolacha azucarera. El azúcar blanco se elabora mediante el proceso de refinado del azúcar crudo para filtrar la melaza y las impurezas. El azúcar moreno es menos refinado, con mayores niveles de melaza y un mayor contenido de agua.

También interactúa con las proteínas para crear la estructura que mantendrá el bizcocho y actúa como estabilizador. Al ser un ingrediente seco, también absorbe parte de la humedad de los ingredientes húmedos antes de la cocción.

Sin embargo, el azúcar en polvo es mucho más fino y se disuelve con mayor facilidad que el azúcar granulado, cuya textura es más gruesa. Lo mejor es seguir la receta al hornear, ya que es una ciencia delicada en la que intervienen ingredientes y texturas.

El azúcar moreno contiene melaza, mientras que el azúcar blanco ha sido procesado y refinado. La melaza del azúcar moreno le confiere un sabor y un color de caramelo más intenso y un contenido de agua ligeramente superior al del azúcar blanco.

El azúcar moscovado es un azúcar no refinado que conserva el fuerte sabor a melaza. Es muy oscuro y pegajoso, y retiene mucha más humedad que sus homólogos marrón claro y marrón oscuro.

receta de bizcocho con leche

El Pan di Spagna (bizcocho italiano) es un bizcocho sencillo y ligero aromatizado con vainilla o ralladura de limón. Se hace con sólo 3 ingredientes: huevos, azúcar y harina… ¡sin levadura en polvo, sin mantequilla, sin aceite y sin lácteos!

Para el bizcocho de la foto, he utilizado un molde redondo Wilton de 15 cm de ancho y 8 cm de alto (6 x 3 pulgadas). Si tu molde no es muy profundo, utiliza papel pergamino. Traza el fondo del molde en un trozo de papel pergamino. Recórtalo y forra el fondo del molde. A continuación, forra los lados del molde con papel pergamino, de modo que éste cree un cuello que se sitúe entre 2 y 3 centímetros por encima del molde. Asegúrate de untar el fondo y los lados del molde con mantequilla derretida para que el papel pergamino se adhiera.

Guarde el pastel en el frigorífico durante un par de días, hasta que esté listo para usarlo. También se puede envolver bien en film transparente y guardarlo en el congelador durante varios meses. Cuando lo necesite, vuelva a ponerlo a temperatura ambiente o descongélelo durante la noche en el frigorífico.

receta de pastel de 6 huevos

El Pan di Spagna (bizcocho italiano) es un bizcocho sencillo y ligero aromatizado con vainilla o ralladura de limón. Se hace con sólo 3 ingredientes: huevos, azúcar y harina… ¡sin levadura en polvo, sin mantequilla, sin aceite y sin lácteos!

Para el bizcocho de la foto, he utilizado un molde redondo Wilton de 15 cm de ancho y 8 cm de alto (6 x 3 pulgadas). Si tu molde no es muy profundo, utiliza papel pergamino. Traza el fondo del molde en un trozo de papel pergamino. Recórtalo y forra el fondo del molde. A continuación, forra los lados del molde con papel pergamino, de modo que éste cree un cuello que se sitúe entre 2 y 3 centímetros por encima del molde. Asegúrate de untar el fondo y los lados del molde con mantequilla derretida para que el papel pergamino se adhiera.

Guarde el pastel en el frigorífico durante un par de días, hasta que esté listo para usarlo. También se puede envolver bien en film transparente y guardarlo en el congelador durante varios meses. Cuando lo necesite, vuelva a ponerlo a temperatura ambiente o descongélelo durante la noche en el frigorífico.

receta de bizcocho de 4 huevos

Pruebe a utilizar azúcar de vainilla. Poner una vaina de vainilla en un poco de azúcar de ricino unas tres semanas antes de usarla. El azúcar de ricino absorberá todo ese delicioso sabor y dará un agradable aroma a tu bizcocho. Puedes añadir otros azúcares aromatizados en lugar de la vainilla. El azúcar de limón, el azúcar de canela, el azúcar de cardamomo y el azúcar de pétalos de rosa son buenos ejemplos.

Si la mezcla se cuaja, no te preocupes. Hay demasiado huevo luchando contra la grasa, así que mete una cucharada de harina y mézclala. Esto debería absorber todo el exceso de líquido que lo ha separado en primer lugar y eso lo unirá todo en una buena mezcla.

Sabrás que los bizcochos están cocidos cuando se sientan firmes y elásticos en el centro. Una buena forma de comprobarlo es dar un ligero golpe en el centro y si se recupera, está listo. La otra es introducir una brocheta o un cuchillo en el centro y, si sale limpio, se sabe que está hecho.

Una máquina puede ahorrarte mucho tiempo en la fase de cremado de la mantequilla y el azúcar, así que si tienes poco tiempo o te da pereza, pon la mantequilla en la máquina y bátelo con el azúcar hasta que quede ligero. Sólo recuerda limpiar de vez en cuando los lados con una espátula, para asegurar una mezcla uniforme. En un bol aparte, rompa los huevos y bátalos con un tenedor. Mientras la máquina está en marcha, vierta el huevo en la mantequilla en un chorro constante. Hay que tener cuidado a la hora de añadir y mezclar la harina, ya que es muy fácil mezclar en exceso y endurecer el gluten. Poner la harina pura tamizada como si lo hicieras a mano. Basta con dar unas cuantas vueltas y ya está. A continuación, siga las instrucciones de cocción anteriores.