Cómo hacer albóndigas de carne picada sin pan rallado

Para hacer albóndigas, la carne picada, como la de vacuno, se condimenta y a veces se aromatiza con ingredientes como cebolla picada, hierbas y especias, y luego se le da forma de bolitas antes de cocinarlas. Normalmente, las albóndigas tienen un tamaño que oscila entre el de una cereza grande y el de una pelota de golf. Recetas como las albóndigas de inspiración sueca o italiana suelen hacerse con una mezcla de carne de vacuno y de cerdo, pero las albóndigas pueden hacerse con cualquier carne roja, de caza, de ave o una mezcla.
Si se hacen sólo con carne y condimentos, la albóndiga puede quedar seca o deshacerse durante la cocción. Por este motivo, muchas recetas incluyen un ingrediente aglutinante, como el huevo, y un relleno, como el pan rallado. Sólo se necesita una pequeña cantidad de huevo: está ahí sólo para ayudar a que la albóndiga cocida mantenga su forma, y no debería restarle sabor o textura a la carne.
Los ingredientes de relleno, como el pan rallado o la harina, también son importantes porque evitan que las albóndigas queden secas. El pan rallado absorbe los jugos de la carne al cocinarse, atrapándolos en la albóndiga. Una vez más, la cantidad es importante; si hay demasiada, la albóndiga se parecerá más a un relleno o a una albóndiga.

Salsa de tomate y ajo para albóndigas

Para hacer albóndigas, la carne finamente picada, como la de vacuno, se sazona y a veces se aromatiza con ingredientes como cebolla picada, hierbas y especias, y luego se le da forma de bolitas antes de cocinarlas. Normalmente, las albóndigas tienen un tamaño que oscila entre el de una cereza grande y el de una pelota de golf. Recetas como las albóndigas de inspiración sueca o italiana suelen hacerse con una mezcla de carne de vacuno y de cerdo, pero las albóndigas pueden hacerse con cualquier carne roja, de caza, de ave o una mezcla.
Si se hacen sólo con carne y condimentos, la albóndiga puede quedar seca o deshacerse durante la cocción. Por este motivo, muchas recetas incluyen un ingrediente aglutinante, como el huevo, y un relleno, como el pan rallado. Sólo se necesita una pequeña cantidad de huevo: está ahí sólo para ayudar a que la albóndiga cocida mantenga su forma, y no debería restarle sabor o textura a la carne.
Los ingredientes de relleno, como el pan rallado o la harina, también son importantes porque evitan que las albóndigas queden secas. El pan rallado absorbe los jugos de la carne al cocinarse, atrapándolos en la albóndiga. Una vez más, la cantidad es importante; si hay demasiada, la albóndiga se parecerá más a un relleno o a una albóndiga.

Albóndigas italianas tradicionales en salsa de tomate

Las albóndigas son fáciles y divertidas de hacer desde cero. Esta receta es muy sencilla y utiliza sólo unos pocos ingredientes para crear las clásicas albóndigas caseras. Son perfectas para todas tus recetas favoritas, como los espaguetis con albóndigas, los sándwiches, las sopas y los aperitivos del día de partido.
En una albóndiga básica, el huevo y el pan rallado actúan como un aglutinante que mantiene unida la carne picada. La cebolla, la sal y la pimienta añaden el sabor justo, por lo que pueden utilizarse en una gran variedad de platos. También puedes añadir otras hierbas y condimentos o utilizar diferentes tipos de carne picada. Para evitar que las albóndigas queden duras y chiclosas, no hay que mezclar demasiado la carne, ni empaquetar las albóndigas demasiado apretadas, ni utilizar carne demasiado magra.
Lo mejor es que estas albóndigas se congelan perfectamente después de hornearlas. Pueden sustituir a las albóndigas congeladas compradas en la tienda en cualquier receta y ahorrarle dinero a tu familia. Haz tantas tandas como quieras ampliando la receta, y luego tenlas a mano en el congelador para preparar la comida fácilmente en cualquier momento.
“Estas albóndigas son fáciles de preparar, tienen un gran sabor y utilizan ingredientes básicos que mucha gente tiene a mano. Las disfrutamos con salsa de pasta sobre espaguetis. Estarían muy bien en salsa agridulce o barbacoa como aperitivo o plato principal, o en salsa marinera para sándwiches.” -Diana Rattray

Receta de albóndigas

Las albóndigas son fáciles y divertidas de hacer desde cero. Esta receta es muy sencilla y utiliza sólo unos pocos ingredientes para crear las clásicas albóndigas caseras. Son perfectas para todas tus recetas favoritas, como los espaguetis con albóndigas, los sándwiches, las sopas y los aperitivos del día de partido.
En una albóndiga básica, el huevo y el pan rallado actúan como un aglutinante que mantiene unida la carne picada. La cebolla, la sal y la pimienta añaden el sabor justo, por lo que pueden utilizarse en una gran variedad de platos. También puedes añadir otras hierbas y condimentos o utilizar diferentes tipos de carne picada. Para evitar que las albóndigas queden duras y chiclosas, no hay que mezclar demasiado la carne, ni empaquetar las albóndigas demasiado apretadas, ni utilizar carne demasiado magra.
Lo mejor es que estas albóndigas se congelan perfectamente después de hornearlas. Pueden sustituir a las albóndigas congeladas compradas en la tienda en cualquier receta y ahorrarle dinero a tu familia. Haz tantas tandas como quieras ampliando la receta, y luego tenlas a mano en el congelador para preparar la comida fácilmente en cualquier momento.
“Estas albóndigas son fáciles de preparar, tienen un gran sabor y utilizan ingredientes básicos que mucha gente tiene a mano. Las disfrutamos con salsa de pasta sobre espaguetis. Estarían muy bien en salsa agridulce o barbacoa como aperitivo o plato principal, o en salsa marinera para sándwiches.” -Diana Rattray