Qué es la asertividad en la comunicación

ASERTIVIDAD – Probablemente haya escuchado este término muchas veces. Muy probablemente, en contextos que abordan las habilidades sociales y de comunicación eficaces. Por lo que se dice, se escribe y se publicita, la asertividad parece una gran habilidad que hay que dominar, pero ¿por qué? ¿Qué significa ser asertivo? ¿Y por qué debería convertirla en una parte fundamental de su vida? Este artículo responderá a estas preguntas.
La asertividad es la compleja capacidad de pensar, reaccionar emocionalmente y actuar de forma no pasiva y no agresiva. Este es el principio fundamental de la asertividad: satisfacer el criterio de no pasividad y no agresividad.
Una persona cuyos pensamientos y acciones se guían por los principios asertivos es capaz de expresar abiertamente sus opiniones, sentimientos, necesidades y deseos y de actuar de acuerdo con sus propios objetivos y metas, respetando al mismo tiempo las opiniones, sentimientos, necesidades, deseos, objetivos y metas de los demás.
El conjunto de habilidades implica elementos cognitivos, emocionales y de comportamiento. Se piensa, se gestionan las emociones y se actúa de forma asertiva. La empatía, la capacidad de escucha eficaz y los patrones de pensamiento predominantemente racionales son algunas de las cualidades que describen a una persona asertiva. Cuando las habilidades asertivas se activan en todos estos niveles -pensamiento, emociones, comportamientos- los resultados pueden verse en la mayoría de los aspectos de la vida de una persona. Entre los beneficios de llevar un estilo de vida basado en la asertividad se encuentran complejas habilidades secundarias como la gestión eficaz del estrés, la gestión de las críticas y la gestión de los conflictos.

Ejemplos de asertividad

La asertividad es una forma sana de comunicarse. Es la capacidad de hablar por nosotros mismos de forma honesta y respetuosa. Todos los días nos encontramos en situaciones en las que ser asertivos puede ayudarnos, como pedirle a alguien una cita, dirigirnos a un profesor con una pregunta o hacer un buen papel en una entrevista de trabajo o de la universidad.
Ser asertivo no es algo natural para todo el mundo. Algunas personas se comunican de forma demasiado pasiva. Otras tienen un estilo demasiado agresivo. El estilo asertivo es el término medio entre ambos.
Las personas asertivas tienden a hacer amigos con más facilidad. Se comunican de forma que respetan las necesidades de los demás y las suyas propias. Suelen resolver mejor los conflictos y desacuerdos. Las personas que dan respeto reciben respeto a cambio.
Paula tiene un estilo demasiado pasivo. Si le preguntas a Paula qué película quiere ver, lo más probable es que te diga: “No sé, ¿qué quieres ver?”. Suele dejar que los demás decidan las cosas, pero luego se arrepiente de no haber dicho lo que quería. Le molesta que sus amigos sean los que más hablan. Pero cuando Paula intenta intervenir en la conversación, habla tan bajo que los demás hablan por encima de ella sin darse cuenta.

Qué es la asertividad en psicología

La asertividad es la cualidad de tener seguridad y confianza en uno mismo sin ser agresivo. En el ámbito de la psicología y la psicoterapia, es una habilidad que se puede aprender y un modo de comunicación. El Diccionario Médico Dorland define la asertividad como
una forma de comportamiento caracterizada por una declaración o afirmación confiada de una afirmación sin necesidad de pruebas; esto afirma los derechos o el punto de vista de la persona sin amenazar agresivamente los derechos de otro (asumiendo una posición de dominio) o permitir sumisamente que otro ignore o niegue los derechos o el punto de vista de uno[1].
Se considera una habilidad vital fundamental y se recomienda que los niños la desarrollen. La asertividad es una habilidad de comunicación que puede enseñarse y las habilidades de comunicación asertiva pueden aprenderse eficazmente.
La asertividad es un método de pensamiento crítico en el que un individuo habla en defensa de sus puntos de vista o ante una información errónea. Las personas asertivas son capaces de ser francas y analizar la información y señalar las áreas de información que carecen de sustancia, detalles o pruebas. La asertividad favorece el pensamiento creativo y la comunicación eficaz.

¿cómo describirías tu nivel de asertividad?

Una respuesta más asertiva podría ser tocar suavemente a la persona en el hombro y decirle con voz clara pero respetuosa: “Disculpe; en realidad hay una fila aquí. Sería mejor que esperara su turno como los demás”.
Lo más probable es que obtengas una respuesta más positiva: tal vez la otra persona se disculpe y se ponga al final de la fila, o tal vez te explique la razón por la que quiere pasar y tú te sientas feliz de hacerle este favor.
Esta publicación se ofrece únicamente con fines educativos e informativos. No sustituye a la atención médica profesional. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no implica su aprobación y no pretende sustituir el consejo de su profesional de la salud. Los lectores deben tener en cuenta que, con el tiempo, la actualidad y la exhaustividad de la información pueden cambiar. Todos los usuarios deben solicitar el asesoramiento de un profesional sanitario cualificado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas.