verduras para comer durante el embarazo

Comer bien y realizar una actividad física moderada durante el embarazo es importante para ti y para tu bebé. Las necesidades nutricionales son mayores durante el embarazo. Satisfacer estas necesidades ayuda a proteger su salud a largo plazo y la de su bebé.

Hay pruebas de que el consumo de cafeína puede afectar al crecimiento del bebé durante el embarazo. La cafeína se encuentra de forma natural en el té, el café y el chocolate, y está presente en muchas bebidas de cola. Limite el consumo de bebidas con cafeína durante el embarazo. No tomes más de seis tazas de té o café instantáneo (o tres cafés tipo espresso «individuales» o un café tipo espresso «doble») al día.

Limite los refrescos, las aguas aromatizadas, las bebidas de frutas, los cordiales y las bebidas dietéticas porque tienen pocos nutrientes y pueden tener un alto contenido de azúcar. No se recomiendan las bebidas energéticas ni los chupitos porque pueden contener altos niveles de cafeína y otros ingredientes no recomendados para las mujeres embarazadas.

Muchas comidas rápidas, comidas para llevar y aperitivos procesados tienen un alto contenido en grasa, sal y/o azúcar. Se trata de alimentos como el pescado y las patatas fritas, el pollo frito, las hamburguesas, las tartas, las barritas de chocolate, las barritas de muesli, las patatas fritas, los caramelos, los cueros de fruta, los refrescos y las bebidas gaseosas. Limite el consumo de estos alimentos y bebidas. Considera la posibilidad de comer alimentos como el pollo frito, las hamburguesas y las tartas sólo si están recién hechos, bien cocinados y se sirven bien calientes (consulta la sección Seguridad alimentaria en el embarazo).

alimentos que hay que evitar durante el primer trimestre de embarazo

Una dieta sana es una parte importante de un estilo de vida saludable en cualquier momento, pero especialmente vital si estás embarazada o planeando un embarazo. Una alimentación sana te hace sentir bien y proporciona a tu bebé los nutrientes esenciales que necesita en el útero.

Intenta beber mucha agua todos los días: la mayor parte del agua de la ciudad contiene flúor, que ayuda a que los dientes de tu bebé en crecimiento desarrollen un esmalte fuerte. Algunos suministros de agua, como el agua de los depósitos, no tienen flúor.

Es probable que tengas más hambre de lo habitual, pero no es necesario que «comas por 2», incluso si esperas gemelos o trillizos. Es más importante concentrarse en la calidad de los alimentos que ingieres que en la cantidad.

Comer de forma saludable suele significar simplemente cambiar las cantidades de los distintos alimentos que consumes para que tu dieta sea variada, en lugar de eliminar todos tus favoritos. Por ejemplo, si tomas un desayuno saludable todos los días, es más fácil evitar picar alimentos con alto contenido en grasa y azúcar.

Coma mucha fruta y verdura porque le aportan vitaminas y minerales, así como fibra, que ayuda a la digestión y evita el estreñimiento. Coma una variedad de frutas y verduras al día: pueden ser frescas, congeladas, enlatadas, secas o en zumo. Lávalas siempre con cuidado. Cocine las verduras ligeramente en un poco de agua, o cómalas crudas pero bien lavadas, para aprovechar los nutrientes que contienen.

plátano

Para mantener un embarazo saludable, se necesitan aproximadamente 300 calorías adicionales cada día. Estas calorías deben proceder de una dieta equilibrada de proteínas, frutas, verduras y cereales integrales. Los dulces y las grasas deben reducirse al mínimo. Una dieta sana y equilibrada también puede ayudar a reducir algunos síntomas del embarazo, como las náuseas y el estreñimiento.

La mayoría de los médicos o matronas te recetarán un suplemento prenatal antes de la concepción o poco después para asegurarse de que se cubren todas tus necesidades nutricionales. Sin embargo, un suplemento prenatal no sustituye a una dieta saludable.

El ácido fólico puede ayudar a reducir el riesgo de defectos del tubo neural, que son defectos de nacimiento del cerebro y la médula espinal. Los defectos del tubo neural pueden provocar diversos grados de parálisis, incontinencia y, a veces, discapacidad intelectual.

El ácido fólico es más útil durante los primeros 28 días después de la concepción, cuando se producen la mayoría de los defectos del tubo neural. Por desgracia, es posible que no se dé cuenta de que está embarazada antes de los 28 días. Por lo tanto, la ingesta de ácido fólico debe comenzar antes de la concepción y continuar durante todo el embarazo. Su médico o matrona le recomendará la cantidad adecuada de ácido fólico para satisfacer sus necesidades individuales.

verduras que hay que evitar durante el embarazo

La maternidad es el momento en el que hay que tomarse en serio la salud y pensar detenidamente en qué comer durante el embarazo. Una dieta saludable es muy importante para mantener a tu bebé bien alimentado desde el momento de la concepción.

Es típico empezar a revisar tus rutinas de alimentación en el momento en que descubres que estás embarazada. Pero, al igual que otras personas, es posible que te inclines por pedir consejo a tu madre o a tus amigos, a Internet, o que simplemente te fíes de tus hábitos anteriores en el embarazo. Lo que quizá no sepas es que cada embarazo es diferente. La edad o el entorno pueden ser un factor que contribuya a los cambios físicos u hormonales que pueden afectar al embarazo, por lo que la respuesta del cuerpo podría ser diferente.

Te guste o no, hay condiciones que sólo un especialista puede entender y ayudarte a superar. También hay preguntas sobre la dieta prenatal que sólo un nutricionista certificado** puede responder con precisión.

Una dieta equilibrada es ideal para todo el mundo; sin embargo, durante el embarazo, es importante hacer ajustes en la dieta en función de tus necesidades específicas.  Saber qué alimentos son buenos para comer durante el embarazo te ayudará a tratar los síntomas del embarazo (náuseas, vómitos, edemas, estreñimiento y acidez, calambres en las piernas y dolores de cabeza, etc.) y a nutrir bien a tu bebé.