Encuentra la diferencia para los niños

No todos los niños tienen que apuntarse a un equipo, y con otras actividades suficientes, los niños pueden estar en forma sin necesidad de ellas. Pero intente averiguar por qué su hijo no está interesado. Tal vez pueda ayudar a resolver preocupaciones más profundas o a orientar a su hijo hacia otra cosa.
Aunque existen muchos programas deportivos para niños en edad preescolar, hasta los 6 ó 7 años la mayoría de los niños no tienen las habilidades físicas, la capacidad de atención y la habilidad para comprender las reglas necesarias para practicar deportes organizados.
Los niños que no han practicado mucho un deporte específico pueden necesitar tiempo para realizar de forma fiable las habilidades necesarias, como chutar un balón de fútbol a la carrera o golpear una pelota de béisbol lanzada desde el montículo del lanzador. Intentar y fallar, especialmente en una situación de juego, podría frustrarles o ponerles nerviosos.
Lo que puede hacer: Practique con su hijo en casa. Ya sea tirando a canasta, jugando a la pelota o saliendo a correr juntos, le dará a su hijo la oportunidad de desarrollar sus habilidades y su forma física en un entorno seguro. Su hijo puede probar -y, posiblemente, fracasar- cosas nuevas sin la timidez de estar rodeado de compañeros. Y además, le proporcionará una buena dosis de tiempo de calidad juntos.

Hitos del desarrollo de los niños de 5 a 6 años

Habilidades como nombrar los colores, mostrar afecto y saltar en un pie se denominan hitos del desarrollo. Los hitos del desarrollo son cosas que la mayoría de los niños pueden hacer a cierta edad. Los niños alcanzan hitos en su forma de jugar, aprender, hablar, comportarse y moverse (como gatear, caminar o saltar).
A medida que los niños crecen en la primera infancia, su mundo empieza a abrirse. Se volverán más independientes y empezarán a fijarse más en los adultos y los niños de fuera de la familia. Querrán explorar y preguntar aún más sobre las cosas que les rodean. Sus interacciones con la familia y con los que les rodean ayudarán a forjar su personalidad y su propia forma de pensar y moverse. Durante esta etapa, los niños deberían ser capaces de montar en triciclo, utilizar tijeras de seguridad, notar la diferencia entre niñas y niños, ayudar a vestirse y desvestirse solos, jugar con otros niños, recordar parte de un cuento y cantar una canción.
Para obtener más detalles sobre los hitos del desarrollo, las señales de advertencia de posibles retrasos en el desarrollo e información sobre cómo ayudar al desarrollo de su hijo, visite el sitio web de la campaña «Learn the Signs. Actúa pronto».

Niño de 5 años

Desde el nacimiento hasta los 5 años, el cerebro de un niño se desarrolla más que en cualquier otro momento de su vida. Y el desarrollo temprano del cerebro tiene un impacto duradero en la capacidad del niño para aprender y tener éxito en la escuela y en la vida. La calidad de las experiencias de un niño en sus primeros años de vida -positivas o negativas- contribuye a configurar el desarrollo de su cerebro.
Al nacer, el cerebro de un bebé medio tiene una cuarta parte del tamaño del cerebro medio de un adulto. Increíblemente, su tamaño se duplica en el primer año. Sigue creciendo hasta alcanzar el 80% del tamaño de un adulto a los 3 años y el 90% -casi completo- a los 5 años.
El cerebro es el centro de mando del cuerpo humano. Un recién nacido tiene todas las células cerebrales (neuronas) que tendrá durante el resto de su vida, pero son las conexiones entre estas células las que realmente hacen funcionar el cerebro. Las conexiones cerebrales nos permiten movernos, pensar, comunicarnos y hacer casi todo. Los primeros años de la infancia son cruciales para establecer estas conexiones. Cada segundo se crean al menos un millón de nuevas conexiones neuronales (sinapsis), más que en cualquier otro momento de la vida.

Encuentra las diferencias en línea

Ayude a los bebés y niños pequeños a identificar las similitudes y diferencias entre los objetos que les rodean. Esta experiencia clave implica observar y descubrir similitudes y diferencias en términos de longitud y tamaño, así como buscar imágenes o ilustraciones idénticas.
Semejanzas y diferencias con niños muy pequeñosIntroduzca a los bebés en los conceptos de «igual» y «diferente». Estos conceptos son nuevos para ellos. Proporciónales mucho material que puedan explorar con seguridad para entender las semejanzas y las diferencias.
Con los niños pequeñosAlrededor de los dos años, los niños pequeños empiezan a mostrar interés por las cosas que son «iguales». Puedes empezar a ir más allá de una simple introducción del concepto. Anímales a buscar cosas que son «iguales» y cosas que son «diferentes».
Las actividades propuestas dentro de este tema darán a los niños la oportunidad de explorar la experiencia clave: similitudes y diferencias. He dividido las actividades en las siguientes categorías: longitud, tamaño, color y objetos idénticos.