Ramiro de maeztus ensayista español

El novelista y ensayista español Pío Baroja y Nessi (1872-1956) es uno de los principales escritores de la Generación de 1898. Sus numerosas obras revelan sistemáticamente una dura crítica a su país y una visión pesimista de la vida.Pío Baroja nació el 28 de diciembre de 1872 en San Sebastián. En 1879 la familia se trasladó a Madrid, donde a los 15 años comenzó a estudiar medicina. Se doctoró en medicina en la Universidad de Madrid en 1893 y pasó el año siguiente como médico rural en Cestona, un pequeño pueblo vasco. Asqueado por las penurias y las pequeñas intrigas de la vida en el campo, Baroja renunció a su puesto de médico en 1895 y al año siguiente se unió a su hermano Ricardo en la gestión de una panadería en Madrid. La conmoción de la guerra hispano-estadounidense de 1898 provocó en él, como en muchos de sus contemporáneos, un portarismo, una protesta contra los abusos sociales de España y la…

Azorín

Cuando leí El árbol del conocimiento tuve la sensación de haber encontrado las razones que llevan a alguien a querer ser médico. Fue Pío Baroja, antes de reorientar su vida hacia las letras. Y en eso, en sus letras, hay una perfecta comunión con su alma científica, la que busca diseccionar lo físico, hasta un punto en el que sólo la literatura puede encontrar lo que queda detrás de lo orgánico y lo tangible.

Y lo que encontré en El árbol de la ciencia lo continúa en muchas de sus novelas. La coincidencia vital de Baroja con las trágicas circunstancias nacionales, con la pérdida de los últimos rescoldos del esplendor imperial, acompañó a muchas de sus novelas, como ocurrió con muchos de sus colegas de la Generación del 98.

Y los perdedores, la derrota como fundamento vital, siempre terminan con las historias personales más intensas. Cuando todo se empapa de esa idea de lo trágico como falta de fundamento para vivir, los temas habituales sobre el amor, el desamor, la culpa, la pérdida y las ausencias se vuelven auténticamente asfixiantes, como algo propio del lector.

Wikipedia

Pío Baroja y Nessi (28 de diciembre de 1872 – 30 de octubre de 1956) fue un escritor español, uno de los principales novelistas de la Generación del 98. Era miembro de una familia ilustre. Su hermano Ricardo fue pintor, escritor y grabador, y su sobrino Julio Caro Baroja, hijo de su hermana menor Carmen, fue un conocido antropólogo.

El joven Baroja estudió medicina en Valencia y se licenció en medicina en la Universidad Complutense de Madrid a los 21 años. Aunque se formó como médico, Baroja sólo ejerció brevemente. Sus recuerdos de la vida estudiantil se convirtieron en la materia prima de su novela El árbol del conocimiento. También dirigió la panadería familiar durante un corto periodo de tiempo y se presentó sin éxito en dos ocasiones a las Cortes Generales como republicano radical. Sin embargo, la verdadera vocación de Baroja siempre fue la escritura, que empezó a practicar seriamente a los 13 años.

Su primera novela, La casa de Aizgorri (1900), forma parte de una trilogía titulada La Tierra Vasca (1900-1909). Esta trilogía incluye también El Mayorazgo de Labraz (1903), que se convirtió en una de sus novelas más populares en España.

Wikipedia

El hecho de ser un gran viajero le dio una perspectiva bastante abierta sobre su afición y trabajo en la literatura. Visitó numerosas ciudades tanto de España como de Europa, siendo París uno de los lugares más visitados por el escritor español. Con el inicio de la Guerra Civil, Pío Baroja decide hacer las maletas y poner rumbo a Francia de donde regresó en 1940.

Fue un escritor bastante prolífico, ya que escribió la friolera de más de 60 novelas (algunas trilogías) y muchos relatos. Escribió sobre todo tipo de temas: desde ensayos, biografías, poesía, teatro, narrativa e incluso libros de memorias.

Estoy convencido de que la vida no es buena ni mala, es como la Naturaleza: necesaria. La misma sociedad no es ni buena ni mala. Es mala para el hombre hipersensible a su tiempo; es buena para los que están en armonía con el entorno.

Un negro puede ir desnudo por la selva, donde cada gota de agua está impregnada de millones de gérmenes de la malaria, donde hay insectos cuya picadura levanta abscesos y donde la temperatura sube a más de cincuenta grados a la sombra.