La cabina

1972 – situaciones absurdas – alegoría – Antonio Mercero – relato negro – atrapado en una trampa – espacios claustrofóbicos – narración cíclica – deshumanización – sociedad deshumanizada – angustia – relato inquietante – espacio cerrado – atrapamiento – entorno como antagonista – ciclo eterno – hechos consumados – fantasía sobre la muerte – sensación de pánico – inutilidad – sácame de aquí – impotencia – alto concepto – película de alto concepto – José Luis Garci – José Luis López Vázquez – La cabina (1972) – macabro – Madrid – restos momificados – sin escapatoria – cabina telefónica – impotencia – horror psicológico – sádico – sarcófago – cortometraje – película española – ficción especulativa – significado simbólico – cabina telefónica – The Telephone Box (1972) – tumba – atrapado – juego retorcido

La cabina1972 película

¿Qué pasa con los escritores y las cabinas telefónicas? Entre Dr. Who, Phone Booth, Harry Potter y las películas de Bill & Ted, muchos han utilizado estos objetos mundanos como trampolín para la fantasía. La Cabina (también conocida como The Telephone Box) es un premiado telefilme español de media hora de duración que transforma la cabina telefónica en una entidad siniestra. Aunque el cortometraje comienza con un tono cómico, ya que los curiosos, la policía, los reparadores y los forzudos locales intentan y no consiguen sacar a Vásquez de la cabina, sus momentos finales, desoladoramente hilarantes, reconocen y explotan el horror inherente a lo que, en otras manos, podría haber sido un episodio de Fawlty Towers.
La Cabina se rodó prácticamente sin diálogos, con poco dinero, y no es una película de «miedo», sino más bien macabra. Aunque eso puede hacer que sea un poco alienante para algunos, recompensa a los espectadores con una historia que es gritadamente divertida, aunque de una manera espeluznante. Muy recomendable.

La torre negra

El actor Carlos Areces protagoniza este año el cartel oficial de la 32ª Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, que se celebrará del 29 de octubre al 5 de noviembre. El cartel rinde homenaje al mítico mediometraje La cabina, escrito por José Luis Garci y dirigido por el cineasta de Lasarte, Antonio Mercero, en 1972.
Carlos Areces se pone en la piel de José Luis López Vázquez, protagonista de la película, cuya imagen atrapada en la cabina telefónica es sin duda una de las más icónicas y recordadas de la historia del cine fantástico español.
La cabina, producida por TVE, se emitió por primera vez el 13 de diciembre de 1972, causando un gran impacto en el público de la época. Se convirtió en un enorme éxito internacional, proyectándose en las televisiones de todo el mundo y ganando innumerables premios.
Actor, músico e ilustrador, Carlos Areces se ha convertido en los últimos años en un actor de cine y televisión español enormemente popular y uno de los más polifacéticos. Tras protagonizar el programa de culto de TVE «La hora chanante» (2002-2006), lanzó su carrera cinematográfica con películas como Spanish Movie (Javier Ruiz Caldera, 2009) y El último circo (Álex de la Iglesia, 2010).

Significado de la cabina

En 1928 se instaló la primera cabina telefónica, en España. Estaba en Viana, en el Parque del Retiro (Madrid), y funcionaba con chips. En los años sesenta, concretamente en 1966, las cabinas telefónicas, con chip, comenzaron a funcionar en las calles.
A propósito de este tipo de teléfono público, en 1972, Antonio Mercero dirigió la película «La Cabina», con José Luis López Vázquez como protagonista -que hizo un gran trabajo-. Encarna a un hombre, que es encerrado, en la cabina telefónica, y llevado en un camión, a un almacén, donde había muchas cabinas telefónicas, con muchos otros hombres dentro, que ya han muerto.
Lo que, en su momento, se convirtió en una revolución, en las comunicaciones, hoy es sólo un reducto del pasado, un artefacto que nos traslada al siglo XX y que se ha convertido, para muchos, en un objeto de vandalismo y en un estorbo para el uso del suelo público, por parte de los ayuntamientos.
Por ello, sería necesario, que el Gobierno, dentro de su agenda digital, modificara la normativa, para excluir las casetas del suelo urbano. Mientras no se produzca este cambio, las poco más de 18.000 cabinas seguirán prestando un servicio, que ya no es rentable.