El mundo email

El Espectador es un periódico de circulación nacional en Colombia, fundado por Fidel Cano Gutiérrez el 22 de marzo de 1887 en Medellín y publicado desde 1915 en Bogotá. Pasó de ser un diario a una edición semanal en 2001, tras una crisis financiera, y volvió a ser un diario el 11 de mayo de 2008,[2][3] un regreso que se había rumoreado durante mucho tiempo,[4][5] en formato tabloide (28 x 39,5 cm). Desde 1997 hasta 2011 su principal accionista fue Julio Mario Santo Domingo[6].
Es el periódico más antiguo de Colombia. Desde su primer número su lema ha sido «El Espectador trabajará por el bien del país con criterio liberal y por el bien de los principios liberales con criterio patriótico». Inicialmente se publicaba dos veces por semana, con 500 números cada una. Se definía como un «periódico político, literario, informativo e industrial». Años más tarde se convirtió en diario y en 2001 pasó a ser semanal. Desde entonces, el periódico utiliza el lema «El Espectador. La opinión es noticia», lo que implica que ahora se centra en los artículos de opinión, no en las noticias de última hora. Este enfoque se mantuvo cuando recuperó su formato diario el 11 de mayo de 2008[7].

Opinión de el paso times

Federación de Empleados de la Prensa de Bogotá. (1931, 15 de octubre). [Carta dirigida a Eduardo Santos, Archivo Eduardo Santos, fondo El Tiempo, Caja 5, Carpeta 4, ff. 299-314]. Biblioteca Luis Ángel Arango, Bogotá, Colombia.
Lleras, A. (1929, 5 de abril). [Carta dirigida a Eduardo Santos, Archivo Eduardo Santos, Fondo Correspondencia Personajes, Caja 9, Carpeta 7, ff. 492-495]. Biblioteca Luis Ángel Arango, Bogotá, Colombia.
Lyons, M. (1999). Nuevos lectores en el siglo XIX: Mujeres, niños, trabajadores. En G. Cavallo & R. Chartier (Eds.), A history of reading in the west (pp. 313-344). Amherst: University of Massachusetts Press.
Nómina de empleados (sueldos mensuales) y promedio mensual en tres meses de los que trabajan por porcentaje. (1931, 25 de mayo). [Archivo Eduardo Santos, Fondo El Tiempo, Caja 5, Carpeta 5]. Biblioteca Luis Ángel Arango, Bogotá, Colombia.
Piccato, P. (2016). La esfera pública y el liberalismo en México: De mediados del siglo XIX a la década de 1930. En Oxford Research Encyclopedia of Latin American History. DOI: https://doi.org/10.1093/acrefore/9780199366439.013.266

Edición impresa

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «El Mundo» España – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (julio de 2013) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
El Mundo (pronunciación en español: [el ˈmundo]; lit. ‘El Mundo’), antes El Mundo del Siglo Veintiuno, es el segundo diario impreso más importante de España. Está considerado como uno de los periódicos de referencia del país junto con El País y ABC.
El Mundo se publicó por primera vez el 23 de octubre de 1989,[2][3] Quizás el más conocido de sus fundadores fue Pedro J. Ramírez, que fue director hasta 2014,[4] Ramírez se había destacado como periodista durante la transición española a la democracia,[5] Los otros fundadores, Alfonso de Salas, Balbino Fraga y Juan González, compartían con Ramírez una trayectoria en el Grupo 16, los editores del periódico Diario 16. Alfonso de Salas, Juan González y Gregorio Peña también lanzaron El Economista en 2006[6].

Periódico de barcelona

Esta opinión sobre El Tiempo fue compartida no sólo por periodistas y políticos de todo el país, sino también por historiadores de la Colombia del siglo XX. ¿Cómo logró El Tiempo alcanzar tal posición entre los periódicos colombianos y mantenerla durante gran parte del siglo XX? En este artículo, exploro la historia de los primeros años de funcionamiento de El Tiempo como un momento crítico para entender la posterior posición influyente del periódico. Mientras que la mayor parte de la historiografía sobre la prensa en Colombia subraya el papel político desempeñado por El Tiempo y otros periódicos, yo me centraré en El Tiempo como empresa, analizando sus finanzas, su organización interna y el uso de la tecnología.
Los historiadores que estudian la prensa en Colombia se han centrado principalmente en su papel político porque, como sostiene Eduardo Posada-Carbó (2010, p. 942), los periódicos en el país a partir del siglo XIX se utilizaron fundamentalmente como herramientas políticas. Aunque los objetivos políticos seguían siendo centrales, los periódicos en la Colombia de principios del siglo XX estaban cambiando en varias direcciones. Según Ricardo Arias (2007, p. 93) e Isidro Vanegas (2011, p. 226) la calidad de la información aumentó, los temas tratados se diversificaron, el público lector se amplió, la administración y la organización interna de las empresas mejoraron. Además, los periódicos colombianos adoptaron las estrategias comerciales y las innovaciones tecnológicas de la prensa moderna en este periodo de tiempo. En resumen, se dirigieron hacia un modelo de periodismo orientado hacia lo comercial. Como estos cambios no han sido explorados en profundidad en el caso colombiano para las primeras décadas del siglo XX, en este artículo pretendo llenar este vacío en la historiografía mostrando que el reconocimiento de El Tiempo hasta bien entrado el siglo XX debe explicarse teniendo en cuenta cómo este periódico se convirtió en una empresa financieramente independiente e internamente organizada que empleaba tecnologías de impresión y transporte de última generación.